martes, 21 de junio de 2011

Rosa María Mateo, la voz serena de la información.


El que prometía ser un futuro como abogada, sin embargo, su curiosidad por el séptimo arte la llevó a cursar cinematografía además de periodismo, decidiendo presentarse a una oposición a locutora de continuidad de TVE, que obtiene en 1966. Un realizador ya la advirtió durante la oposición, que si por el fuera no le harían más pruebas, pues era evidente que había nacido para la televisión. Aquella declaración reconociéndole sus más que notables cualidades para el medio vino a ser el mejor augurio de un futuro más que prometedor en televisión, pues Rosa María Mateo no tardará en convertirse en una de las profesionales de mayor aceptación y credibilidad comunicadora de nuestro país. Fiel a un estilo eficaz, riguroso y sereno del que ha sentado escuela y ha sabido mantener con gran dignidad a lo largo de más de treinta y siete años de profesión. Todo un icono de la información en televisión.


Se inicia en TVE como locutora de continuidad en la entonces conocida UHF (la actual La 2) coincidiendo con otra histórica de TVE, Elena Martí. Ambas nos adelantaban las novedades de la programación del recién creado segundo canal de TVE. Será a principios de los 70 cuando dé el salto a la primera cadena, responsabilizándose de la sección cinematográfica del magazine Buenas tardes que presentaba Raúl Matas, dando comienzo su popularidad.

Rosa María Mateo durante la presentación del Festival de OTI, 1972.

En 1972, TVE encarga a Rosa María Mateo y Raúl Matas la presentación del primer Festival de OTI que organizaba España, convirtiéndose así en una de las caras más conocidas de la televisión pública del momento. Tras la presentación del concurso De la A a la Z pasa a integrarse en el área de informativos de TVE al encargarle el entonces Jefe de informativos, Juan Luis Cebrián, la presentación de la última edición de la noche. Área de informativos, en la que permanecerá hasta su salida de la cadena pública en 1993, después de haber pasado por varias etapas y bajo distintas direcciones.

Rosa María Mateo en varias etapas al frente del Telediario de TVE (1985-1993).

Pero es en Informe Semanal bajo la dirección de Pedro Erquicia, y supliendo a este en la presentación desde 1974 a 1980, donde resalta su talento como comunicadora, sentando las bases de un estilo que pasaría a ser regla de oro en la Casa a la hora de asumir la presentación de tan emblemático espacio informativo.


Si hay un momento importante en su carrera profesional, ese fue durante la intentona golpista del 23 de febrero de 1981. La noche del Golpe, entorno a la una y media de la madrugada, tras la salida de los militares que ocupaban los estudios de RTVE y que obligaron a suspender la programación y emitir únicamente música militar, Rosa María Mateo junto a Victoria Prego y, por entonces, un desconocido Iñaki Gabilondo, salen al aire con un Avance informativo, dando cuenta de lo sucedido a pesar de la tensión se palpaba en el ambiente pero con la templanza y serenidad requería el momento que sin duda pasaría a los anales de la historia. Avance informativo en el que pudimos ver la reemisión del mensaje del Rey, personaje clave en aquella noche, y que había sido grabado por un equipo de TVE desplazado a la Zarzuela. Fallido el intento golpista, la noche del 24 de febrero de 1981, una gran manifestación recorre las calles de Madrid en favor de la democracia y las libertades. Manifestación que culmina con la lectura por Rosa María Mateo, frente a la escalinata del Congreso de los diputados, de un comunicado oficial habían consensuado todas las fuerzas políticas y que ponía de manifiesto el rechazo al intento golpista y la reafirmación en la soberanía nacional, legitimidad del Rey y respeto a la Constitución, hecho que le valió el calificativo de “musa de la democracia”.


Avance informativo presentado por Iñaki Gabilondo, Victoria Prego y Rosa María Mateo emitido durante la madrugada en la noche del 23 F.

En 1993, después de veintisiete años en TVE y cerca de veinte presentando diferentes ediciones del Telediario es fichada por Antena 3 para acometer la presentación de un nuevo programa de sucesos, Al filo de la ley, para después pasar a ser la cara del informativo Antena 3 noticias fin de semana. Hasta que en 2003 la dirección de la cadena la incluye en un ERE junto a más de doscientos trabajadores, desechando en el caso de Rosa María Mateo un activo de gran valor y años de profesionalidad de la peor forma que cualquier profesional no gustaría tener que pasar y menos en contra su voluntad.


El caso de Rosa es especialmente gravoso, pues puso de manifiesto que en nuestro país las cadenas suelen ver con bastante recelo y desconsideración a las mujeres maduras a la hora de asumir la presentación de sus informativos, a diferencia de otros países, especialmente en el mundo anglosajón, donde cumplir años es lo que da la experiencia necesaria para transmitir credibilidad y dotar del reconocimiento y prestigio necesario a las propias cadenas. Aquí, en el mejor de los casos se te relega a puestos no tan visibles cara el público cuando no te empujan directamente a la jubilación, como fue el caso.


A lo largo de sus treinta y siete años como profesional de la información, no sólo destacó su labor como presentadora de informativos, también tuvo la oportunidad de demostrar su valía y profesionalidad siendo testigo directo de algunos de los acontecimientos más sobresalientes del último cuarto de siglo, como su trabajo como enviada especial con motivo de la caía del Muro de Berlín, 1989; o cuando cubrió la visita de Gorvachov a España; el Telediario hizo desde Barcelona aprovechando la clausura de las Olimpiadas del 92; o más recientemente relatar el mayor atentando terrorista de la historia moderna como fue el 11-S. Además de poder entrevistar a personalidades relevantes como Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González o el propio Fidel Castro, entre otros.

Rosa María Mateo presenta el Telediario desde Montjuic con motivo de la clausura de los JJ.OO. Barcelona’92.

Aparte de su tarea como comunicadora por la que es de sobra conocida, siempre tuvo un cierto interés por el séptimo arte, y que puso de manifiesto desde joven al cursar cinematografía, así como participando en el programa Buenas tardes, en el que llevaba una sección dedicada al cine, o presentando en 1983 el programa de cine Fila 7, además, tuvo la oportunidad de comprobar por si misma lo que es ser actriz al interpretar el personaje de Charo en la película Carta de amor de un asesino, 1972 de Francisco Regueiro, en donde se nos narra la historia de cuatro crímenes que conducen a una carta con las claves del enigma. Como curiosidad señalar que la película no llegó a estrenarse por causa de un pleito.

Rosa María Mateo interpreta a Charo en la película Carta de amor de un asesino, 1972 de Francisco Regueiro.

De Rosa María Mateo es de justicia destacar no sólo su compromiso ético y profesional también su compromiso social, especialmente con los colectivos más vulnerables, aparte de ser una mujer de fuertes convicciones, que no se ha amilanado a las imposiciones, muestra de ello fue cuando en 1984 decide presentar su dimisión a la dirección de informativos por discrepar con la forma debía dar una noticia sobre el Papa, a pesar de las críticas recibió tachándola de anticatólica.

Fueron varios los premios y reconocimientos recibidos a lo largo de su carrera profesional, entre los que se encuentran un Ondas, una Antena de Oro, el premio a Toda una vida otorgado por la Academia de la Televisión en 2008 (imagen), y más recientemente, la Medalla de Oro de Mérito al Trabajo en 2010.

En la actualidad, Rosa María Mateo está disfrutando de una tranquila jubilación, centrada básicamente en su labor de conferenciante, y ocupando el resto de su tiempo con la lectura, reconociéndose además como una gran seguidora de series.

1 comentario:

  1. eres una gran profesional y te echamos de menos

    ResponderEliminar