sábado, 17 de septiembre de 2011

Verónica Mengod, la chica ‘pelipetirroja’ de 'El Kiosco'.


Durante los 80, la Televisión vivió su época dorada en lo que a programación infantil se refiere, pues la oferta fue de lo más variada y completa a pesar de contar con sólo dos cadenas nacionales y unas autonómicas incipientes. Una época en la que los programas infantiles estaban en boga y constituían todo un referente para los más pequeños. Fuimos muchos los que crecimos viendo a media tarde nada más de salir del colegio muchos de estos programas que hacían de nuestras delicias y que albergaban a nuestros ídolos infantiles de entonces. Hoy me quiero fijar en uno muy particular para quien escribe, El Kiosco, y a quien fue su presentadora, Verónica Mengod, dedicando así, este Inolvidable.

Cabecera y sintonía del programa El Kiosco.

El Kiosco vino a suceder al mítico programa infantil Dabadabadá, y al igual que este contaba con el mismo director Ramón Pradera, emitiéndose en TVE1 desde 1984 a 1987 por las tardes, primero de lunes a jueves de sólo media hora para pasar a emitirse únicamente los jueves ya con una hora de duración.


La parte novedosa de El Kiosco estaba en su estética moderna y colorista y en su presentadora, una atractiva y joven pelirroja de diecisiete años, Verónica Mengod a la que acompañaba un nuevo muñeco de la factoría de marionetas de Jim Herson, Pepe Soplillo, creado en esta ocasión en exclusiva para TVE, y al que daría vida con su voz peculiar uno de los actores de mayor recorrido televisivo, Pepe Carabias.


Pepe Soplillo era todo un personaje, caracterizado por su pequeña nariz y pecosas mejillas aparte de sus marcadas orejas de soplillo, vestía una gorra y camiseta azul con las iniciales "PP", era de lo más travieso, holgazán, quejica y caprichoso pero Verónica conseguía sacarle su parte más tierna y bondadosa al apretar su morro, resultando de lo más entrañable. El tándem Verónica y Pepe Soplillo fue el mayor acierto del programa, enseguida consiguen el cariño y admiración de los más pequeños ganándose así la consideración de mitos infantiles, y quedando para la posteridad expresiones, como “pelipetirroja” que era como llamaba Pepe Soplillo a Verónica, o “tienes las orejas de pepe soplillo”.


El Kiosco cumplió con el objetivo se había propuesto TVE en lo que a la programación infantil se refiere, que era entretener formando, y ello fue posible gracias a la variedad de contenidos del programa marcado por un trasfondo educativo a la vez que se incitaba a desarrollar ciertas habilidades entre los más pequeños. Aparte, el equipo del programa estaba conformado por el dibujante José Ramón Sánchez, muy conocido por el público infantil de su etapa en Sabadabadá, el cómico argentino Joe Rigoli  que se encargó de un concurso en el que había que adivinar refranes letra a letra sirviéndose para ello de una ruleta, o un jovencísimo Alberto Closas Jr. que trataba de despertar el interés de los niños por la ciencia en una sección en la que ponía a prueba fórmulas y experimentos.

Verónica Mengod cantando la sintonía principal de El Kiosco.

La música también fue una parte fundamental de El Kiosco con el ballet de Víctor Ullate y los Baby Discos, aquellos minivideoclips que versionaban los éxitos del momento. El Kiosco contó con números artísticos, poemas de Joaquín Díaz, alguna tira animada y la interpretación del tema principal por la propia presentadora. El Kiosco se realizó desde el Estudio 1 de Prado del Rey, aún así contó con algunos especiales hechos en exteriores, destacar el que se llevó a cabo desde las Torres Gemelas de Nueva York.



Verónica Mengod es hija del compositor Julio Mengod, muy conocido por sus trabajos  musicales para programas míticos de TVE, entre los que se encuentra el  propio El Kiosco. Verónica, de pequeña, su vocación siempre fue ser actriz, y vio que la televisión podría ser su mejor escaparate y así poder demostrar sus habilidades artísticas. Con la ayuda inestimable de su padre que la ponía al corriente de las pruebas de selección para diferentes programas tenían lugar en TVE. Se presentó primero para un programa de corte informativo de la por entonces todavía UHF (actual La 2), llamado Nosotros, no resultando seleccionada. Después surge la oportunidad de El Kiosco, en donde encajaba a la perfección por el perfil de presentadora buscaban, que era el de una chica joven, alta, guapa, que supiese hablar claro, además de saber cantar y bailar. Con el fin de evitar el posible enchufismo se presentó a las pruebas con un nombre falso, resultando elegida al final, viendo así cumplido uno de los sueños tenía desde los cinco años, que era poder cantar y bailar. Y a igual que Momo, aquella niña que tenía muchos amigos, y que dio nombre a una de las novelas de Michael Ende, siendo uno de los personajes favoritos de las lecturas de infancia de la propia Verónica, no sólo consiguió gracias a El Kiosco la amistad de cientos de miles de niños, también se convirtió en uno de los ídolos infantiles de los 80.


Tras un breve paso por el magacine matinal Por la mañana de Jesús Hermida participa en el concurso el Precio Justo acompañando a Joaquín Prat en las labores de presentación como “chica del ordenador” entre 1988-90. Ya en 1990 tendría la oportunidad de presentar Aventura 92 con Miguel de la Cuadra Salcedo, y en 1992 el concurso Banesto 92, la olimpiada.

Verónica Mengod en el personaje de Paloma junto a Carlos Morote en el de Cristóbal en la serie ¡Ala...Dina!.

Tras pasar tres años estudiando Arte dramático debuta como actriz en 1998 en la telecomedia La casa de los líos de Antena 3 en el papel de una experta jugadora con pasado oscuro que Arturo Valdés (Arturo Fernández) contrata como croupier para el casino que decide montar después del fracaso de su tienda. A esta serie siguieron otras entre las que cabe destacar Señor Alcalde 1998 en Telecinco, ¡Ala... Dina! 2001, Paraíso o la telenovela de sobremesa Luna negra 2003, estas últimas en TVE. En 2004, retoma su faceta de presentadora sustituyendo a Belinda Washington en el espacio de TVE Padres en apuros, en el que se mantiene hasta 2005. Ya en 2006 participó como concursante en el concurso de patinaje sobre hielo de Telecinco Desafío bajo cero.


Y a todo esto añadir su trabajo como modelo publicitaria y el haber realizado alguna que otra película, siendo la última de 2009, The sindone. Sin olvidar su faceta de madre que siempre ha tenido como prioridad en su vida, así como, su incursión en el mundo de los negocios dedicándose a la comercialización de cruceros de lujo por las islas Maldivas.


Para finalizar, me quedo con la frase encabezaba el tema principal de El Kiosco, donde se nos invitaba a tener un sentido alegre y optimista ante la vida:

Si tus cosas no van muy bien, no te apures, alégrate, todo tiene solución...


No hay comentarios:

Publicar un comentario