sábado, 10 de mayo de 2014

Joan Collins, Alexis la bella malvada de 'Dinastía'.


Joan Collins será siempre recordada por su personaje de la malvada Alexis en la serie Dinastía, por el que consiguió gran reconocimiento y fama mundial en los 80. También hizo de el todo un icono televisivo, de los que marcan época, al ser precursor e inspirador de muchos otros le sucedieron en unos años en que se pusieron de moda los culebrones basados en las intrigas, celos y poder de familias acaudaladas, como máxima exaltación del capitalismo norteamericano de aquellos años, consiguiendo se exportara a medio mundo. Aunque Dallas fue el pionero, pronto se vio superado en glamour, lujo y ostentación por Dinastía, al satisfacer en mayor medida los anhelos y aspiraciones de parte de la sociedad norteamericana de comienzos de los 80, que trataba de superar una crisis económica, bajo la promesa de prosperidad había auspiciado Reagan al ganar las elecciones. 


Joan Collins, inglesa de nacimiento al igual que Elizabeth Taylor, con la que algunos han tratado de equiparar por su físico. Descubre muy joven su interés por la interpretación. Fue precisamente su padre agente teatral, su mayor baluarte para darse a conocer y abrirse camino en el teatro londinense, produciéndose su debut en 1945 con la obra La casa de muñecas. En el cine británico comenzó como figurante antes de participar en algunas películas con papeles secundarios.

Joan Collins en el personaje de Nelifer de Tierra de faraones 1955.

Hasta que en 1955 se traslada a Hollywood para rodar un par de películas, como fueron La muchacha del trapecio rojo de Richard Freischer y Tierra de faraones de Howard Hawks. Fue sobre todo gracias a esta última, por su papel de la pérfida Nelifer, donde adquiere cierto protagonismo al advertirse lo bien que le sentaban los personajes de bellas malvadas. Lo que motivó su continuidad en Hollywood al recibir varias ofertas como actriz de reparto, hasta que consigue un papel protagonista en 1960 con la película Esther y el rey, y dos años mas tarde en la comedia Dos frescos en órbita, junto a Bob Hope y Bing Crosby .

Joan Collins protagonizó Esther y el Rey 1960.

Aunque no logra el status de estrella, si pudo participar al lado de los más grandes actores del momento en decenas de películas durante los 60 y 70  a la vez que compaginaba con la televisión como actriz invitada de series de éxito como Star Trek, Batman, El Virginiano, Misión Imposible, Los persuasores, Espacio 1999, Starsky y Hutch, entre otras.

Joan Collins en la película El placer 1979.

Fue a finales de los 70 cuando sacó aún mayor partido a su físico al protagonizar dos películas de corte erótico basadas en dos de las novelas de su hermana Jackie, El semental y El placer, ambas de 1979.


A raíz de dichas interpretaciones un tanto subidas de tono, no tardaron en llegarle ofertas, como la del productor Aaron Spelling, al proponerle participar en la serie Dinastía de la cadena ABC en el papel  de Alexis Carrington, ex esposa de Blake Carrington (John Forsyhte),  un magnate del petróleo y multimillonario de Denver, Colorado. Su personaje, caracterizado por su maldad llevada a extremos insospechados, vendría a constituir el revulsivo en las tramas de una serie que tenía como aspiración superar en audiencia a su rival Dallas de la cadena NBC, que por entonces estaba batiendo records de audiencia.


En 1983, durante la segunda temporada, es cuando Alexis aparece en escena después de haber permanecido durante varios años alejada de su familia a causa de una infidelidad. Y lo hace para testificar contra el que fuera su marido Blake, acusado del asesinato del novio de uno de los hijos de ambos, Steven. A partir de entonces Alexis se convierte en la mayor enemiga de Blake, para lo cual maquinará lo imposible con tal de hacerse con su compañía, hasta el punto de lograr casarse en el último suspiro de vida con Cecil Colby, rival de Blake en los negocios de petróleo, del que pasará a asumir el control y presidencia de sus empresas, y en la que veremos a una Alexis transformada en ejecutiva, provista de lujosos vestidos, joyas carísimas, peinados despampanantes, así como, haciendo gala de las ostentaciones mas hilarantes como desayunar con champán y caviar o realizar sus desplazamientos en jet privado.


Esto hizo de ella la máxima representación del lujo y glamour de los 80 y un icono sobre todo entre el público femenino al ver a una mujer con tanto poder en un mundo de hombres, aparte de la forma en que esta los trataba, considerados como mero objeto de sus satisfacciones. De hecho, nunca recordaba el nombre de sus secretarios, todos hombres por cierto. También eran típicas las escenas en las que Alexis hablaba de negocios por teléfono mientras un hombre fornido la masajea, para después de haber colgado abalanzarse sobre él.


Pero Alexis no lo tuvo fácil, motivado por sus celos encontró en Krystle Grant (Linda Evans), la que fuera secretaria de su ex marido Blake y ahora esposa, la gran enemiga a batir tras su ex marido, llegando a protagonizar alguna de las peleas físicas entre mujeres más recordadas de la televisión, dando origen a lo que se conoció como catfights.

Una de las peleas más recordadas entre Alexis y Krystle de la serie Dinastía.

Joan Collins consiguió gracias a dicha interpretación un Globo de oro en 1983 y una nominación al Emmy en 1984, en ambas como mejor actriz de serie dramática. Pero además alcanzó la categoría de leyenda viva de la televisión por su personaje que no sólo le reportó reconocimiento y fama mundial, también importantes emolumentos, al pasar a ser considerada una de las actrices de televisión mejor pagadas, protagonizar portadas en revistas como Playboy, aparte de generar todo un merchandising de artículos entorno a su personaje, que incluso le llevó a iniciar una carrera como escritora con la publicación de su primera novela Prime Time en 1988.


Finalizada Dinastía en 1989, después de haber permanecido en antena durante nueve temporadas y un total de 217 episodios. En 1991, Joan Collins regresará de nuevo con su personaje para un especial que vendría a ser el colofón y cierre a la serie titulado Dinastía: la gran reunión.

Joan Collins en el personaje de Ronnie de la serie Roseanne.

Tras ello, su carrera profesional se fue desvaneciendo al verse afectada por el encasillamiento de el personaje de Alexis en Dinastía. Si bien, en los 90 aún pudo aprovechar los rescoldos de su éxito para participar o figurar como estrella invitada en series como Roseanne, La niñera o Pacific Palisades, además de aparecer en varios telefilms. También supuso su regreso a Gran Bretaña, donde realiza unas cuantas películas y obras de teatro, aunque la veremos con papeles secundarios.

Joan Collins en el personaje de Perla de la película Los picapiedra en Viva Rock Vegas 2000.

Pero para mayor desgaste, el que alcanza cuando pasa a estar a estar nominada a un Razzie como peor actriz secundaria por su personaje de Perla, madre de Wilma en todo un despropósito de película como fue Los Picapiedra en Viva Rock Vegas 2000. Joan Collins, a pesar de pasar por varias operaciones de cirugía estética con las que trató de mantener la belleza y glamour con las que cautivó y conquistó en los 80, sin embargo, a medida que pasaban los años su protagonismo se fue haciendo cada vez menor. Aún así, se la pudo ver en algún que otro telefilm u obra de teatro, además de protagonizar su propio espectáculo Una noche con Joan Collins y asistir a programas especiales conmemorativos como el celebrado por el 25 aniversario de Dinastía: Catfights & Caviar, o incluso, estrenar su propio reality show en televisión Joan Does Glamour, donde da consejo de estilismo a las mujeres.


Joan Collins de todos los reconocimientos y distinciones recibió a lo largo de su vida, hay una por la cual se siente especialmente orgullosa, y no es otra que el haber sido investida por la reina Isabel II con la Orden de Dama del Imperio Británico por cinco décadas de carrera profesional, así como por su acción solidaria, al prestar su apoyo a varias causas benéficas, como el tratamiento del cáncer de mama o la educación de los niños con problemas de aprendizaje. Y por último, no podemos olvidar su agitada vida sentimental, con numerosos romances, llegando a casarse hasta cinco veces, y que con todo lujo de detalle relata en su libro de memorias Passion for Life


No hay comentarios:

Publicar un comentario