domingo, 12 de agosto de 2012

Hasta siempre, Sancho Gracia.


Sancho Gracia falleció el 8 de agosto de 2012 a la edad de 75 años como consecuencia de un cáncer de pulmón. Se va así uno de los actores más reconocidos de la pequeña pantalla al haber interpretado a uno de nuestros mitos televisivos Curro Jiménez, con el que fue identificado toda su vida a pesar de contar con un amplio bagaje interpretativo. Por todo ello, y como homenaje, desde La Tele Encendida se le recordará por varios de los muchos personajes interpretó a lo largo de su carrera profesional.


Comenzaré por recordar la primera serie que Sancho Gracia protagonizó en televisión y con la que se inicia su popularidad. Se trata de una adaptación hizo TVE en 1971 del clásico de  Alexandre Dumas Los tres mosqueteros para el espacio Novela, en la que el propio Sancho encarnó al aguerrido D’Artagnan en compañía de sus tres amigos mosqueteros Athos (Víctor Valverde), Porthos (Joaquim Cardona) y Aramis (Ernesto Aura) y su amada Constante Bonacieux (Enriqueta Carballeira), y donde se narraban las hazañas y aventuras de estos intrépidos caballeros de la corte de Luis XIII de Francia. La serie corrió a cargo de Pedro Amalio, rodada en blanco y negro combinaba escenarios de estudio y exteriores con un resultado bastante convincente.


Otro de los momentos significativos en su carrera se produce en 1973, cuando protagoniza junto a Carlos Otero la serie Los Camioneros de Mario Camus, en el papel de Paco, un camionero un tanto golfo pero bonachón que en sus viajes con su camión por todo el país iba ayudando a todo aquel que lo necesitaba. La serie combinaba acción, humor con situaciones dramáticas, a su vez  era una muestra fiel de la sociedad española en las postrimerías del franquismo. Con este personaje logró conquistar a un público entregado a su talento y carisma interpretativo que ayudado por un físico atractivo, pasó a ser un habitual de las producciones de aventuras y uno de los actores televisivos más solicitados.


Cabe señalar también su participación en una versión del clásico Doce hombres sin piedad de Reginald Rose que Gustavo Pérez Puig  realizó para TVE en 1973. Una de las obras más recordadas y significativas del legendario Estudio 1 por el gran elenco de actores formaron parte como por su calidad en cuanto a realización e interpretación. Además del propio Sancho, en el papel de chulo, estaban otros grandes nombres como Jesús Puente, Pedro Osinaga, José Bódalo, Luis Prendes, Manuel Alexandre, Antonio Casal, José María Rodero, Carlos Lemos, Ismael Merlo, Fernando Delgado y Rafael Alonso. 


En 1976, y en base a una idea suya crea e interpreta al bandolero andaluz más famoso del siglo XIX Curro Jiménez, inspirado en un reconocido bandolero de la época. Es el personaje por  el que consigue enorme popularidad y con el que se le identificará a lo largo de toda su vida. Todo ello, gracias al carisma y fuerza arrolladora desplegaba en su mirada, hasta el punto de desbordar la pequeña pantalla con dicha interpretación. Curro Jiménez era el líder de un grupo de bandoleros, al que acompañaban el Algarrobo (Álvaro de Luna), el Estudiante (José Sancho), el Fraile (Francisco Algora) y más tarde el Gitano (Eduardo García), y cuyas andanzas discurrían por Sierra Morena robando a los ricos para dar a los pobres y luchando contra los franceses, pues la acción se desarrollaba durante la Guerra de la Independencia española, conjugando así una visión romántica del bandolerismo del siglo XIX a la vez que  histórica. Una serie muy cuidada en cuanto a ambientación y fotografía, por la que pasaron importantes realizadores como Mario Camus o Pilar Miró, entre otros. Un éxito que llevó a que contase con hasta tres temporadas, aparte de ser repuesta en infinidad de ocasiones, siendo conocida por varias generaciones de telespectadores. A su vez contó con una versión cinematográfica Avisa a Curro Jiménez 1978 además de una secuela produjo el propio Sancho  en 1995 para Antena 3 Curro Jiménez: el regreso de una leyenda, cuya acción se desarrollaba en iberoamérica pero ya con un Curro Jiménez maduro, que no llegó a tener  la aceptación de la primera.


Aparte de sus interpretaciones como justiciero y aventurero fue capaz de ponerse en la piel de asesinos. Es el caso de su personaje en uno de los capítulos de la serie La huella del crimen dirigió Juan Antonio Bardem, y que llevaba por título Jarabo, en el que el propio Sancho encarnaba a un vividor y psicópata asesino, que causó gran impacto por la frialdad y crueldad de su personaje así como la dureza de las escenas.


Sancho Gracia ha tenido también una extensa carrera tanto en cine como en teatro, ha trabajado a las órdenes de diferentes directores desde sus inicios hasta la actualidad. Destacó especialmente la estrecha relación profesional y de amistad mantuvo con Álex de la Iglesia, participando en varias de sus películas pero fue con 800 balas 2002, en un personaje hecho a su medida, por el que consiguió fuese nominado en los premios Goya a mejor actor.


Son sólo algunas de las muchas interpretaciones ha realizado a lo largo de su carrera y que merecía al menos resaltar más allá de su personaje al que permanecerá unido para siempre y que no es otro que el de Curro Jiménez. Valga así nuestro homenaje a este irremplazable actor.


2 comentarios:

  1. Único e irrepetible. Grande Sancho Gracia

    ResponderEliminar
  2. Me ha dolido mucho la perdida de SANCHO GRACIA,para mi sera un actor irreemplazable.Mi mas sentido pesame a la familia de este astro de la interpretacion.

    ResponderEliminar